“El canal Amazigh se interesa más por un mundo rural que nunca tuvimos la oportunidad de conocer antes, ya que fue marginado por otros canales nacionales”, asegura esta periodista.

Wafa Miras, periodista en el canal Tamazight. / Mundiario

“En mi calidad de co-editora en la redacción, quiero decir que no se me da lo que merezco a base de los enormes esfuerzos que realizo junto a mis colegas. Sobre todo, que nuestro trabajo requiere viajar a zonas rurales con el fin de reflejar los sufrimientos de estas comunidades en todos los niveles de la vida”, afirma Wafa Miras en esta entrevista concedida a MUNDIARIO.

– ¿Quién es Wafa Miras?

– Soy una joven que se siente orgullosa de ser periodista y una actriz marroquí  que está intentando cavar en la roca de la vida con el fin de conseguir lo mejor. Además de ser una ciudadana marroquí nacida en Nador, una ciudad en el norte de Marruecos, precisamente en Bouyeblane Ait Jbel Warayen. Una mezcla muy buena que ha enriquecido mi personalidad dándome gloria.

– ¿Cómo son las condiciones de trabajo en el canal, Tamazight?

– Pienso que la cadena Tamazight no es una excepción, pero podemos decir que hay un cambio notable a nivel de todos estos canales, cualquier persona que trabaja allí va a quejarse de la situación y de las condiciones de trabajo. Y yo en mi calidad de co-editora en la redacción, quiero decir que no se me da lo que merezco a base de los enormes esfuerzos que realizo junto a mis colegas. Sobre todo, que nuestro trabajo requiere viajar a zonas rurales con el fin de reflejar los sufrimientos de estas comunidades en todos los niveles de la vida. Por otro lado, encontramos dificultades a nivel del montaje debido a la falta de editores, así que el camarógrafo y el periodista han de desempeñar el papel del director, ¿Eso a vuestro parecer va a dar un buen producto?.

– La Compañía Nacional de Radio y Televisión (SNRT) ofrece el mismo apoyo material y logístico a la cadena Tamazight que se otorga a otras estaciones?

– Creo que no, vemos que hay una falta de recursos humanos en el canal Tamazight, además de otros problemas, como la ausencia de trajes para los presentadores, así como la carencia de los especialista en producción, pese a su papel primordial que proporciona un buen ambiente de trabajo ameno para todo el equipo.

– ¿Usted ve que la cadena dispone de recursos humanos o la selección de empleados es arbitraria?

– Encontramos que la mayoría eran aficionados a los medios de comunicación o que hayan recibido una  auto-formación en periodismo, solo dos han procedido de otros canales. También hay personas cuya participación en el Movimiento Cultural Amazigh les ofreció oportunidad de salvarse la vida y encontrar un trabajo en el seno de esta cadena.

– El canal Tamazight no goza de un gran número de espectadores, según las encuestas de la organización MarocMétrie. ¿Cómo se explica eso?

– Es lógico y tiene sus explicaciones. En primer lugar,  eso se debe al problema de la variedad lingüística  y porque no hay un medio de comunicación que une a todos los imazighies de todos los rincones de Marruecos. Cada comunidad prefiere ver programas que se emiten en dialecto de su región. Además, vemos que no hay pluralidad  en la programación televisiva que se ofrece al espectador, algo que le causa el aburrimiento, sin olvidar las emisiones banales de las empresas de producción cuyos objetivos son materialistas al 100 por 100, cosa que afecta la calidad del producto. No hay profesionalismo.

– ¿Usted ve que los programas encarnan los problemas reales de la comunidad amazigh?

– Podemos decir que sí, pero no hay que olvidar que los problemas que padece la comunidad amazigh igualan a los de los demás ciudadanos marroquíes, exceptuando que el canal Amazigh se interesa más por un mundo rural que nunca tuvimos la oportunidad de conocer antes, ya que fue marginado por otros canales nacionales.

– ¿Cree usted que el lenguaje estándar utilizado ayuda a recoger la mayor cantidad de espectadores, o viceversa?

– No, nunca, desde mi modesta experiencia en los medios de comunicación de habla amazigh, no existe un lenguaje estándar que agrupa los televidentes, por eso encontramos que cada comunidad ve el programa que se emite en su dialecto. A lo mejor sería bueno poner subtítulos en árabe para que todo el mundo entendiese.

– Hay quienes acusan al canal de prestar más atención al dialecto Soussia. ¿En verdad eso?

– Sí, y eso se debe a que los términos utilizados en la publicidad y en las promociones incluyen palabras del dialecto Soussia del IRCAM (Instituto Real de la Cultura Amazigh) , que a su vez se ve influido por los imazighies de Souss.

MUNDIARIO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here