Pre-historia de Imazighen

0
299

La historia del norte de África ha estado llena de mitos, entre ellos, el mito de la imposibilidad de su historia científica; el mito de la inaccesibilidad de su pasado y el mito de la ausencia de escritura

Si, existen, viven y se expresan en Argelia, Marruecos, en el Sahara… salen de los museos, de las fiestas Folklóricas, de las paginas de Ibn Jaldún, de los álbumes de fotos y de los folletos turísticos: Los berberes quieren estar presentes en su lugar, en su país, sin vergüenza ni velos; ellos, los eternos relegados a los márgenes… al margen de la “cultura”, al magen del Estado; espectadores y objetos pasivos de la “Historia”…cultura, estado, historia de los otros…”

Palabras de Salem Chaker, prestigioso lingüista Kabilio, en un número especial de “TAFSUT”, revista libre del movimiento cultural berber, que se publica clandestinamente en Tizi Ouzou (Capital de la Kabilia, Argelia).

De este grupo étnico, se sabe tan poco a pesar de ser de los más importantes de África, continente cuyo nombre podría tener su origen en el termino AFERKA, aumentativo de TAFERKA que en bereber significa campo, parcela de terreno o hacienda. A este grupo, se le han quitado todo; su historia ha sido escrita por los conquistadores tanto romanos, como árabes entre otros, su cultura ha sido siempre un objeto folklórico, o en los mejores casos mal etiquetada, a modo de ejemplo; la música norteafricana se clasifica como árabe a pesar de su notable raíz africana; Esta injusticia histórica va más allá, incluso con personajes históricos como San Agustín, Obispo de Hipona, nacido en Tegueste (al este de Argelia), es forzosamente romano en la historia, o Ibn Jaldoun conocido en todo el mondo como el “árabe” que pasará a la historia por ser el primer que intentó escribir la historia basándose sobre fundamentos lógicos y científicos …, este ultimo escribió en el ciclo XIV “Historia de los Berberes” obra no acabada, donde dejó muy claro y sin rencor a ninguna etnea que: “Los Berberes siempre han sido un pueblo poderoso, temible, valiente y numeroso; un verdadero pueblo como otros tantos en este mundo, igual como los árabes, los persas, los griegos y los romanos…” El termino “Bereber”es exógeno, de significación incierta y variable: para los griegos, los “Barbaroi” son unos bárbaros, mientras que los romanos siempre y de una manera racista llaman a los autóctonos “Berbers” o “Barbarus”, y aquí tenemos que parar para preguntar ¿Por qué esta nominación se quedó pegada a este grupo y no a los otros muchos que los romanos tuvieron contacto con ellos? Podría ser porque los romanos y a pesar de su estancia en el Norte de África no pudieron gobernar a estos “Barbarus”, como hicieron con otros, de manera que encontramos a historiadores romanos que describen a los Berberes como un pueblo ingobernable. Ahora con el renacimiento cultural y en su lucha para reivindicar sus derechos socioculturales, este pueblo (sobretodo los berberes no arabizados) optó la utilización del termino Amazigh (plural Imazighen) que significa hombre libre y rechaza el gentilicio de “berber”.

Primera parte: PREHISTORIA
ORIGEN DE LOS IMAZIGHEN*

En Dar Es Soltan II (sur de Essauira) se han hallado utensilios del periodo Ateriense. Los datos confirman que es anterior al primer asentamiento de humanos modernos en Europa

Una de las primeras preguntas instintivas que viene a la mente cuando abordamos la cuestión Amazigh es; ¿Cuál son los orígenes de los imazighen? Una pregunta que se hizo a lo largo de la historia del norte de África.

Introducción:
Este pueblo llamado “Bereber” y que se designa asimismo AMAZIGH (Hombre libre) se ve misteriosamente huérfano de su propia historia. El origen o los orígenes de los imazighen han suscitado de enormes debates y de innombrables teorías. Lejos del pensamiento legendario, el origen del hombre amazigh va a basarse en fundamentos científicos después de la colonización francesa de Argelia, fue el descubrimiento de piedras tajadas y de restos de huesos humanos quien levantaron un gran interés de investigación antropológica.

En el siglo V ante J-C el historiador romano Heródot sugería que los MAXYES habitantes del Magreb descendían de los Troyenes de la Asia menor. Otros daban un origen griego.

Resumen histórico:
En la edad media el origen pro-oriental dominaba y Ibn Jaldún en su “Historia de los Berberes y de las dinastías musulmanas de África, Septentrional”, escribió que los Bereberes descendían de MAZIGH de genealogía semita. Ayudados por esta leyenda los historiadores árabes se basaban sobre la semblanza de la arquitectura de las construcciones amazigh del sur de Marruecos con las del Yemen.

El señor Cohen acercó el idioma “Tamazight – bereber” a la antigua lengua de Egipto, integrándola en la familia camito-semita.
Sorprendidos por la semblanza física des los montañeses argelinos,(rubios con ojos claros) con los europeos, los militares franceses no tardaron en formular un origen nórdico que lo confirmaban por la arqueología de la cerámica.

Sea lo que sea, todo los pueblos del mediterráneo, fenicios, romanos, vándalos, bizantinos, árabes, turcos y europeos, han pasado por el norte de África contribuyendo a enriquecer esta región culturalmente. Pero étnicamente las modificaciones parecen pocas, dado que los nuevos llegados siempre minoritarios acaban de disolver en el”fondo común” de la población dominante.

Los datos antropológicos de la prehistoria magrebí:
Durante toda su historia África del norte se presentó como una gran isla aislada. Los árabes la llamaron “Yazzerat al maghreb”, la isla del poniente, una isla aislada que conoció la presencia humana en su era cuarentena, testigo de la evolución autóctona del Homo Magrebí.
La idea predominante entre los antropólogos del Magreb y del Sahara, es que el Homo de Mechta El Arbi de paleolítico superior tenía un origen exterior. Para algunos, podía venir de Europa travesando el estrecho de Gibraltar, para otros venía del hombre de Palestina. Esto dejó de ser valido tras el descubrimiento de P.Biberson en 1955 del homo de Sidi Abderramán en la cueva de los bígaros al suroeste de Casablanca, y que vivió en la paleolítico inferior, a semejanza del hombre de Neanderthal (Homo Neanderthalensis), en los umbrales de la 4? era geológica.
La presencia de algunos utensilios de piedra hace pensar que el Homo habilis se extendió por el Atlas hace unos dos millones de años. Según Juan Luis de Arsuaga e Ignacio Martínez: los orígenes del Homo sapiens, es decir nuestros antepasados(españoles) más directos con rasgos de humanos modernos, han de buscarse en esta zona norte de África.

Así los diferentes estudios arqueológicos han demostrado la presencia del HOMO en los diferentes periodos de la prehistoria.

1/ El paleolítico inferior:
Está muy representado en Marruecos atlántico donde el atlantropo era el inventor del “Pebble Culture”; industria bifásica. El yacimiento más antiguo de pitecantropito magrebí es del Ternifine (Mascara, Argelia) donde Arambourg descubrió un conjunto de mandíbulas y de fragmentos de huesos cranianos. Según L.Balout, estos Homo-Frectus de Ternifone (700.000 años antes J.C), de Sidi Abderrahmán (200.000 años) y de Rabat (160.000 años) habían dominado el fuego y quizás habían tenido un lenguaje rudimentario.

2/ El paleolítico medio:
El hombre de Ybel Irfoud (Safi, Marruecos) descubierto por E.Ennouchi en 1962 (Aproximadamente 50.000 años) fue el autor de unas herramientas líticas, un poco más desarrolladas como cuchillos, picos y rasquitas.

Los yacimientos mosterianos existen sobretodo en Túnez (6), uno solo en Argelia y tres en Marruecos (Safi, Taza, Tafagalt).
L.Balout afirma una procedencia del este de estos néenderthalienos que han conocido una rápida evolución transformándose en Aleriano. Este último, Homo sapiens invadió el Magrib y el Sahara del norte al sur donde los ejemplares están formados por el hombre de Dar Soltan de la región de Rabat (30.000 años).

3/ El periodo epipaleolítico:
Es a partir del paleolítico superior que podemos hablar de los ascendientes de la población amazigh. Este periodo se extiende de 20.000 a 50.000 años antes J-C. Distinguimos dos grandes civilizaciones:

a- La civilización ibero-maurisiana:
El ibero-mauresiano. Homo Sapien está extendido en todo el Magreb. Encontramos tres grandes necrópolis ocupando todo el litoral magrebí y las montañas tellianas: Los hombres de Mechta Afalou, de Columnata y los de Tafogalt.

Su industria fue conocida bajo el nombre de microlítica, esencialmente laminar y muy elaborada donde distinguimos las laminillas a borde abatido, los bureles, los raspadores y los micro-bureles. De su industria ósea, fabricaba unas herramientas afiladas como cuchillos, las tejerás y unos objetos perforados como los alfileres y los anzuelos.

La necrópolis de la cueva de Afalou Bourhummel descubierto par C.Arambourg en 1928, la de Tafogalt por L’abbé Roche, en 1953 y estudiada por D. Fermebach (1962) y la de Columnata por M-C.Chamla (1970) nos da preciosos documentos de esta humanidad prehistórica.
Los hombres de Mechta tenían una estatura alta (1,74 cm) y la cabeza ruda, practicaban avulsiones y probablemente tenían unas practicas mágicas y des monumentos funerarios.

EL hombre ibero-mauresiano colonizó el archipiélago de canarias (Los Guanches). Y su existencia se mantenía hasta el periodo neolítico, alternada por una nueva civilización prehistórica conocida bajo el nombre de capsiana.

b- La civilización capsiana:
El nombre deriva de la región tunecina “Qafsa”, donde fue reconocida. Los capsianos conocieron una progresión del este a oeste y se extendieron al Magreb central y oriental. Su periodo se extendió del octavo al quinto milenario. Comían caracoles visto los numerosos yacimientos “caracoleados”.

El individuo el más completo es el hombre de Ain Dokkara (Tebessa) caracterizado por menor robustez, una atenuación de los relieves óseos, las órbitas más cuadradas, una nariz más estrecha y la relación cráneo-facial más armónica. Sus habitas son numerosos y enteraban a sus muertos según unos ritos variables y frecuentemente en decúbitos laterales.

El Capsiano evolucionado o superior, a deferencia del típico capsiano, es distinguido sobretodo por su arte animalizable que figura sobre las cáscaras de huevos de avestruz o los gravados hallados en El Mekta donde se ve por ejemplo un ser humano y unos representaciones de cabezas de animales que según G.Camps es el origen del arte amazigh.

Estos protomediterráneos están puestos en la cabeza de la raza Amazigh o Bereber visto las semejanzas antropológicas con las poblaciones actuales del Magreb. Por consecuencia el primer origen parece ser el próximo-oriente con afinidades mediterráneas, africanas y orientales, donde G.Camps precisa que “esta llegada es tan antigua (10.000 años) que no exige calificar sus descendientes como verdaderos autóctonos”.

4/ El neolítico:
El neolítico está caracterizado por un cambio en el modo de vida: de la caza y la recolección a la agricultura y la ganadería.
Hay una falta de datos arqueológicos sobre la agricultura prehistórica pero podemos encontrar rastros de vegetales en la cerámica de este periodo que nos da una ideas limitadas sobre la agricultura neolítica en el norte de África.

La domesticación de los animales sobretodo los bóvidos es muy representada en los gravados y las pinturas rupestres. En Tassili-n-Ajjer en Sahara central, encontramos las imágenes más ricas en el arte prehistórico y que se diferencian mucho de las pinturas rupestres europeas de las cuevas de Lascaux y de Altamira.

Los antropólogos definían tres grandes corientes de neolítisación en el norte de África: el neolítico saharo-sudanés marcado por una vida pastoral, el neolítico mediterráneo en el litoral y las regiones tellianas que tuvo contactos con la península ibérica y el neolítico de tradición capsiana en las altas tierras del Magreb.

Concluimos que la populación Amazigh del norte de África se constituyó definitivamente durante la prehistoria.

En la parte occidental (Marruecos y Argelia occidental), hubo influencia de carácter cultural ibérico como la metalurgia Y las jarras acanaladas mientras en la parte oriental hubo influencia oriental como los dólmenes y la cerámica pintada.

5/ DATOS ACTUALES DE LA ANTROPOLOGÍA MODERNA:
Según Marie-Claude CHAMLA, el norte de África fue poblado por una gran mayoría (80%) de mediterráneos, antropológicamente idénticos a los ibéricos y a los italianos del sur. Entre ellos los atlanto-mediterráneos, dolicocéfalos y más gráciles, con una estatura más baja; casi 10% de braquicéfalos, que se pueden asimilarse al tipo alpino europeo. El resto está formado de un sub-tipo sahariano.

La antropología moderna se basa sobre un número considerable de parámetros que pueden ser reflejo de caracteres genéticos, así “La distancia general”;el resultado del cálculo de los medios de los caracteres morfológicos (míticos), del porcentaje de bucles y de grupos sángrenos ABO y Rhésus, nos da más información sobre la pariente entre los deferentes conjuntos étnicos del Magreb.

Aplicada a los argelinos sedentarios, la distancia general (distancia genética) nos releva un estrecho parentesco entre los Kabiloios y los “árabes” que sean de las llanuras occidentales o orientales, un parentesco más estrecho que entre los Kabilinios y Chaoues (Chawes) del Aurès de una parte y los mezabíes (del Mezab) de otra parte que no obstante son amazighofonos como ellos, eso nos conduzca a afirmar que los Argelinos sedentarios pertenecen a una misma etnia, sean amazighofonos o arabofonos.

La misma técnica pone en evidencia la estrecha similitud de los argelinos con los libios y los marroquíes, lo que indica que esas tres poblaciones pertenecían a un “fondo o una raíz común”. Esto reesfuerza en concordancia con los datos protohistóricos de la antropología física la existencia permanente de la “etnea Amazigh” o “Berber” en el seno del territorio magrebí.

Al contrario, existe una notable divergencia entre los sedentarios magrebies y los nómadas del Sahara, esta divergencia está observada también entre diferentes grupos nómadas donde distinguimos tres grandes conjuntos: los Reguibats, los Chambas y los Mejadmas (Mekhadmas).
Entretanto la posición antropológica de los “Imazighen” frente a los europeos del sur (Españoles, Italianos del sur y corsos) muestra unas afinidades, mientras frente a los sedentarios del próximo-oriente (Jordanos, Libaneses, y Sirios) unas divergencias.

CONCLUSIÓN:
Este estudio introductivo se ha basado únicamente sobre documentos e investigaciones esencialmente occidentales. Son los investigadores y académicos magrebies quien deben coger el relevo; queda mucho para investigar en fin de completar los jalones de la evolución de nuestros antepasados y de reconstruir nuestro pasado prehistórico.

Bibliografía:
-L.Balout: Prehistoria del África del norte en la historia general e África -I- UNESCO 1982.
– G.H.Bousquet: Les Berebères, que sais-je 1957
– G.Camps: Manual de recherches préstoriques doin 1990
– G.Camps: Les civilisations préstoriques de l’Afrique de nord et du Sahara doin 1974
– G.Camps: Les Berbères, Mémoire et ibentité Errance (Paris) 1987
– G.Camps: Espaces Berbères en R.O.M.M Edisud 1989
– M.Chafik: Aperç sur 33 siècle de l’histoire des imazighen Rabat 1989
– M.Cl.Chamala: Anthropolpgie en encyclopédie Berbère. Tome V Edisud 1988
– Emile Ennouchi: Origine de l’homme du Maroc in Hesperis Tamuda 1964
– E.Ggravioto: Atlas arqueológico del Marruecos mediterráneo. Granada 1982
– H.J.Hugot: Prehistoria del Sahara en Historia general de África-I- UNESCO 1982
– H.Lhot: Sahara fértil en Civilizaciones extinguidas. Barcelona 1975
– Sciences et vie: Les ancêtres de l’homme. Hors série decembre 1979
– J.Servier: Les Berbères que sais-je 1990

Rachid RAHA

*Articulo publicado en francès en :  La culture tamazight entre la tradition et la modernité. Actes du 4eme rencontre de l’Université d’Eté d’Agadir, Rabat 1996

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here