Año nuevo de la era común, año nuevo Amazigh

0
164

En el año 2014, han coincidido en el tiempo las celebraciones de año de cuatro culturas de primer rango (la religión va subyacente) con activa presencia humana en Ceuta y Melilla: la minoritaria comunidad hebrea festejó el 17 y 18 de septiembre Rosh Hashaná (Cabeza del Año), 5773 del calendario judío, mientras que los hindúes (así como los budistas, los sijs y el jainismo) celebraron el 13 de noviembre el año 2069 y, solo dos días más tarde, la amplia comunidad musulmana conmemoró el 15 de noviembre según el calendario de la Hégira el 1º de Muharrán o R´as as-Sana, correspondiente al año 1434, mientras que todos juntos (si bien los cristianos esperan formalmente hasta el día 6) nos adentraremos el próximo 1 de enero en el año 2014 de la globalizada Era Común.

La cosa no acaba ahí, pues el 13 de enero se abre el Año Nuevo Amazigh (1 Yennayer), que alcanzaría en esta importante pero infravalorada cultura la respetable cifra del año 2963 y que en la luminosa Alhucemas, la tierra de la lavanda, será celebrado como corresponde entre el 14 y el 19 del mes que entra. Un año más amigos lectores…. y un año menos, pues el río de la vida nos va llevando, inexorablemente, hasta el océano insondable e infinito que es el morir, como cantaría Jorge Manrique. Por lo demás, ¿qué es sino la vida una preparación para el Gran Viaje?. Una vida que debe asumirse intensamente para no temer vivirla, mientras esperamos resignadamente a la muerte para no asustarnos, gozando plenamente de cada día, créanme, como si fuera éste el último de nuestra corta y azarosa existencia.

En Ceuta menos, aun cuando la populosa comunidad musulmana suele agruparse por zonas geográficas de procedencia (y el Rif es una de ellas), pero en Melilla la población amazighen (antes se decía beréber o berebere) procede mayoritariamente del cercano Rif (Arrif) Central y Oriental, por lo que el rollito paternalista ese de las Cuatro Culturas (abducido por la omnipresente religión) cojo queda, voto a Breogán, si las llamadas Ciudades Autónomas con Melilla a la cabeza no se “mojan” como es debido, al igual que hacen en otros casos, con la marginada y silente cultura amazigh, cuyas raíces se hunden en la Protohistoria siendo muy superior en el tiempo, tanto al Cristianismo como al no digamos reciente Islam.

Repasen las cifras de los respectivos calendarios y saque el respetable sus conclusiones. Por lo demás la múltiple impronta sociocultural autóctona amazigh así como la partida geografía de Tamazgha (la tierra de los amazighen u hombres libres) está hoy fragmentada y dispersa por el norte del continente africano, fruto de los límites fronterizos de los estados poscoloniales así como de la ortopraxis dominante del Islam que aun pretende en los países ribereños del Mediterráneo (salvo Egipto y Libia) caminar hacia una Unión del Magreb Árabe (UMA). Árabe… ¿de qué?. El pueblo amazighen se encuentra hoy repartido por Marruecos (Rif, Atlas, Sous además de en las principales villas y ciudades), Argelia (Kabilia, Aurés, Mzab, Hoggar), Túnez (Matmata, Krumirie y la isla de Yerba), Libia (yebel Nefussa y Tibesti), Egipto (oasis de Siwa), noroeste de Mali y Niger, Mauritania (cercanías de Nouakchot) e incluso en los campos de Tinduf controlados por la RASD, Chad (zona fronteriza con Libia y Níger) y alguna parte del norte de Burkina Fasso. Por no hablar en la Península Ibérica con  perspectiva histórica de los iberos (¿euskaldunes  incluidos?) o de la intensa emigración de las últimas décadas a países europeos como Francia, Alemania, Holanda, Bélgica y más recientemente España.

Por lo demás y les escribo desde mi Marruecos del alma, en todo el país luce un tiempo fresco y soleado, luciendo buena parte de las montañas de  este “país frío del sol caliente” una corona de nieve. En ciudades y villas así como en los principales accesos, unas precavidas autoridades han reforzado las medidas de seguridad pues han sido intensos, desde primeros de diciembre, los rumores de un atentado durante estas fechas. Expertos de la CIA estarían trabajando codo con codo todo este mes son sus homólogos marroquíes, revisando las medidas preventivas en las principales ciudades turísticas (desde Marrakech a Tánger, de Agadir a Ouarzazate) mientras en la capital económica del Reino, la industriosa Casablanca, han sido reforzados los efectivos de cada comisaría. A la vez, Policía y Gendarmería no dejan de peinar el país en busca y captura de numerosas células terroristas (salafismo yihadista) emboscadas en el mismo.

El 21 de octubre en Tetuán ha sido especialmente relevante el arresto de Hassan El Younsi, “emir” de las células de Ansar Asharia (Partidarios de la Sharia) cuando se aprestaba a reunirse con el inquietante ex preso salafista Omar Hadouchi (sí, el de las dos “jotbas” en una mezquita de El Príncipe), mientras que entre las autoridades se ve cada vez con mayor aprensión el despliegue de simpatizantes y campos de entrenamiento en el Rif, accidentada región que dadas sus peculiaridades podría, bajo ciertas condiciones, deslizarse hacia un eventual “Rifganistán”. Otro frente al que cada vez se le presta más atención es al de la emigración en España, Francia y Países Bajos, sociedades abiertas en las que la predicación y captación terrorista se hace con más facilidad que en un estado, amable pero policial, como es Marruecos. Se masca estos días en el ambiente un reflejo de los atentados terroristas de  mayo de 2003 en Casablanca y, como advierte el dicho popular,  “Si vives en Marruecos no te extrañes de nada”. Que haya paz. Y feliz Año Nuevo. Visto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here