Restauración de la Iglesia Católica de la ciudad de Alhucemas

0
97
Esta  es la noticia, y esa noticia   conlleva  muchas observaciones, no es una restauración de un monumento  cualquiera, por su trascendencia histórica es grande, por la clase de monumento y por la localidad donde está, también lo es  sobre todo,  porque en sus muros encierra la  corta historia de ese pueblo que empezó a levantarse  este año de  2015,  hace noventa años. Sus muros guardan muchas alegrías y penas  y eso no se pueden rescatar  porque ahora  restaurado y luciendo  su nueva cara, está resplandeciente y  dispuesta a  que los  que  vayan   a su interior,   vean con respeto  esa historia guardada,  ese misterio que todo  edificio de este tipo conserva en sus  muros, respeto y admiración,  y no olvidemos que aquí se alaba a Dios, y para los que creemos,  es  una oración siempre  al mas allá, al infinito,  al principio de todas las cosas ,  a la gloria de Dios.

Hay que agradecer  al obispado de Tánger y en especial  a la  constancia en  conseguir  ayudas para la restauración  que era   costosa y de envergadura , y ha sido un sacerdote  Polaco el P. Simeon  Stachera, que ha conseguido la reovación  casi total de este edificio que ya no aguantaba  en  pie por los numerosos   desperfectos que padecía el viejo y querido Templo, también mencionar a nuestro paisano Miguel Ruiz, que ha  colaborado en la consecución de   dineros y ayudas, para que esta obra tan costosa se llevara a cabo . Ha quedado magnifica y de nuevo luce   distinta, pero sin perder su aire. Gracias a todos  por este  empuje a un monumento que en esta ciudad,  van desapareciendo por viejos o por desidias y es  la historia , la historia de  Alhucemas Villa sanjurjo, y eso   debe de   conservarse porque es la leyenda,  la única  y la de verdad.

El monumento es  una iglesia, tal vez  sin gran valor arquitectónico, pero  con una gran carga histórica, con muchas paginas escritas en su  ya larga vida, en la cotidianidad  del día   a día, de un pueblo que había nacido  un año antes y que ha ido pasando su vida   al lado de mucha gente   que ya no están, ya no llenamos  sus misas con cánticos y oraciones , ya no  habrá mas bodas , no se bautizaran  mas niños en su  recién  restaurada pila  bautismal, pero seguirá siendo un lugar santo, donde   los espíritus de tantos hijos que han pasado por  su interior,  quedaran allí por los siglos de los siglos, que permanecerá   siempre,  y  que brille  en ese espíritu,  la concordia, el respeto a todas las religiones que tienen a Dios por su cabeza y su guía y que nunca sea motivo de revanchas ni odios,  este lugar  al igual  que cualquier mezquita,  esta para el servicio de  Dios , de Alá…. para su gloria y  veneración y que  siempre  sepan , que allí hubo  vida  por muchos años,  desde que nacieron sus cimientos  allá por el año 1927 , lejanos y casi olvidados,   han trascurrido tantos acontecimientos.  que quiero que  este escrito sea un homenaje a  esa autentica  Alianza de civilizaciones,  a  esa  ejemplar convivencia  que por tantos años se dio en este pueblo donde siempre se respetaron las distintas creencias, dando ejemplo de  una comprensión y  respeto por las credos del vecino.

Pero  antes de  describir la filosofía y la  forma de actuar  que tuvimos mientras  duró el llamado Protectorado  de España en Marruecos, quiero  remontarme a los principios de esta  Iglesia y como  comenzó a gestarse  este proyecto.

Todo lo debemos al tesón y la ilusión que un  sacerdote  franciscano  supo mantener  en medio de grandes dificultades, ya que   en esa tierra  recién tomada por las tropas, no había nada,  aquel terral baldío donde empezaron a  asentarse los convoyes de las tropas, se levantaron las primeras tiendas para dar cobijo a tanto material como se desembarcó, y  según la historia   aquello fue el comienzo de un poblado  que alrededor del  ejercito,  se fué  afianzando y consolidando  por lo que   obligó a las autoridades    militares que eran los que  mantenían el orden político y social  tanto de los militares  como de los pocos civiles que   llegaron parta  ir  suministrando todo  el aparataje  que lleva consigo este desembarco de tantos soldados y que  no disponían de nada,  con lo que los primeros  civiles  tuvieron que ir   aprovisionando de todos  los efectos que el ejercito no  daba  como eran bebidas, con alcohol,  licores,   cervezas,  alimentos, utensilios de limpieza y  todo lo que  pudiera  ser  motivo de uso  de unos hombres que lejos de sus tierras   llegaron a un lugar,  que    calcinada por el verano que acababa de pasar,  era una duna viva que  solo  tenia   sequedad y    animales  propios de un terreno como este. A partir de esta fecha del 1925 , se consolida la idea de construir allí un poblado y  allí comienza poco a poco pero  con gran entusiasmo, lo que mas tarde será un pueblo hermoso y agradable, que en ese entorno   natural de una belleza única,  comenzarían a surgir  calles, casas,  comercios,  colegios y demás  servicios que  desde esta fecha  hasta que  se consolido  como tal pueblo,   tuvieron una febril actividad en los años  siguiente de esta  posesión.

 Como digo, nace un pueblo nuevo, en este  siglo  XX que  comenzaba,  nacía una ciudad nueva en el mundo,  y allí se darían las mas interesantes historias y anécdotas   que como ciudad nueva que surgió y se consolidó por el tesón de los militares y civiles,  fue un  comienzo de nuevas y futuras riquezas, pero la mas importante  fue la de  esa alianza de civilizaciones  que desde el primer momento surgió en a aquel primitivo campamento.  Cristianos,   pocos marroquíes  rifeños,  que aun temerosos   comenzaron también a acercarse para  dar  vida y suministrar  los alimentos y los materiales que aquella nueva ciudad requería y como no, también   israelitas y algún que otro  Hindú, poblaron y aprendieron a  mantener un respeto y una convivencia que fueron  modelo para que en todo el territorio , los rifeños se adaptaran a esa nueva  forma de vida y los españoles.  sabiendo que  aquello  era una tierra que nos habían prestado para hacer grandes obras  culturales y sociales , que seria un nuevo brotar a un siglo  nuevo que nos depararía grandes inventos y grandes avances en todo.

Aquello  como ya  digo, era una planicie  desértica  donde todo  había que hacerlo nuevo, no había ni  agua  y eso era el primer problema  ya que la poca que había,  tenían que traerla desde varios  kilómetros con el  problema añadido, de  infraestructuras nuevas y  prospecciones  nuevas para  sacar esa  agua y que fuera buena para el uso  domestico, y hacia mucha falta, ya que era tierra sedienta y las lluvias no eran muy frecuentes, pero bueno, todo había que hacerlo nuevo ,todo porque  allí no había  rastro de vida,  la gente  rifeña  vivía en zonas mas prosperas  donde la vida   con el campo y el mar era mas fácil.

La historia  del pueblo y de la iglesia, están muy bien relatadas por el padre  franciscano D. Miguel  Quecedo,   que desde  su Galicia natal llegó allí a Marruecos  como tantos otros  misioneros franciscanos, para una labor de  entrega religiosa y  cumplir la gran misión  de elevar el nivel cultural y espiritual de los  nuevos   pobladores,   que  con el comienzo de  este protectorado,  confluían de todas partes de la península  llenando  aquel territorio de nueva vida. Nunca   se sintieron  ocupantes, esos civiles  compitieron con los marroquíes  en los puestos que la nueva sociedad  iba creando,  comercios,  negocios,  funcionariado,  policía,  ejercito en fin en todo,   y  allí  se formó una nueva sociedad civil  compuesta por marroquíes  de la tierra y los españoles y demás extarnjeros que  quisieron hacer de aquella tierra a su nueva patria y así, comenzó la andadura de esta sociedad  civil que supo llevar a cabo la labor de  crear ciudades y pueblos que  aun están  allí, dando testimonio de  su origen y de su historia.

Voy a transcribir la visión que tuvo este sacerdote que seria el impulsor de  esta Iglesia, en  aquel  Villa Quemado y mas tarde seria Villa  Alhucemas, y  Villa   Sanjurjo para terminar siendo la Alhucemas que hoy conocemos:

” Fue  destinado como párroco a una ciudad  que en aquellos momentos se hallaba en plena creación, Villa Sanjurjo, en la costa mediterránea del Rif central; su entrada allí la hizo el 8 de   agosto de 1927″.

“El Padre Quecedo se las ingenió para que los  superiores le destinaran al Rif ( provenía de Tánger,   Alcazarquivir y Río Martín), a la nueva ciudad de Villa Sanjurjo  cuyos nuevos proyectos de construcción se estaban llevando a cabo desde 1925, en ellos también entraba, la  edificación de una iglesia en lugar del barracon militar  donde provisionalmente se venia celebrando el culto católico para los cada vez mas numerosos  españoles, que tras  la guerra del Rif, acudían a establecerse al amparo del ejercito, en aquel lugar llamado Alhucemas ,” un  poblado feo hecho de barracones  y casuchas de chapas” esto es lo que describe de aquel lugar que vio por primera vez el padre   Quecedo. Permaneció  allí tres años  y abandonó   Villa Sanjurjo en el año 1930.

Era un estudioso de la lengua  árabe y  de las  otras lenguas  rifeñas  tan ricas en matices, pero sin escritura ni referencias culturales  que le sirvieran para su aprendizaje, una gran labor que hicieron los misioneros,  de  cuyos trabajos surgieron tratados de la lengua , diccionarios y  un  gran  despliegue de   nociones de las costumbres y usos del pueblo rifeño, unas joya  para el conocimiento de aquel nuevo territorio  tan cercano a la civilización europea, pero tan lejano culturalmente un mudo nuevo para él pero que lo entusiasmó desde el primer momento de su  contacto  con aquella realidad  que le ofrecía aquella tierra y  reflexionaba,  porque la realidad no tenia nada que ver  con esa  otra  idea  que se reflejaban en los escritos y artículos, allí  había una ” variopinta clase de españoles que se iban  conjuntando,  fué pare él un hallazgo de importancia esa parte legendaria, nunca pensó que podría  coleccionar  tantas leyendas  religiosas y profanas de   aquella tierra, Villa Sanjurjo en seguimiento tras el  ejercito, después de la guerra, y sus personales correrías  por estas misteriosas tierras”    se preguntaba:¿ que valor representaba el Rif  central  en concepto de propios y extraños y    resumía en estas  apreciaciones   y posturas; los inquietos y bohemios  que  escogían el Rif  como ultimo paraje  hospitalario de sus andanzas. “Los  metalizados” que creían haber encontrado las minas de oro, un lugar para  el lucro exagerado. Los ” nihilistas” los que pensaban   que aquella tierra no tenia ningún valor. La de los ” idealistas  que  lo creían el campo propicio para le rehabilitación  colonizadora   cuando se perdieron las  colonias americanas. La de ” los realistas”  . que pensaban que el Rif  reunía   todo lo que significaba un valor  social, sacrificio, martirio  paz y  glorificación de l ejercito. los Espiritualistas  independientes y  muy  inteligentes   se empeñaban  en desarrollar  los objetivos , con un plan civilizador,  en el ” desarrollo de lo físico y de lo espiritual”.

Quecedo  afirmaba que el Rif  era una región muy desigual en lo climatológico   como en  lo geográfico, en lo forestal y en lo agrícola, pero  también se dio cuenta  que   aquella tierra ofrecía   singularidades   extraordinarias ya que entre sus gentes  revestía gran importancia la parte legendaria, nunca pensó  en   coleccionar tantas  leyendas  religiosas y profanas. Estas  experiencias  las  aprovecho `para crear  sus “Recuerdos del Rif” que era el estudio mas completo  que se había   escrito sobre las cabilas del Rif. Palmo a palmo, metro a metro el padre Miguel Quecedo había ido recorriendo poblados  y las tierras del Rif , viendo y  anotando datos interesantísimos  que mas tarde  había de poner en orden en su nueva  residencia  en Jerusalén.

Las   peripecias del Padre Miguel  son muchas y muy interesantes,  recopiladas por   D. Ramón Lourido Díaz y magníficamente editada   por la biblioteca de Melilla ,  por el entusiasmo  que supuso el descubrimiento de estos manuscritos  que  se haban escrito tantos años antes y que se creían perdidos , una gran joya para el patrimonio cultural de Alhucemas  que  ha visto retratada su historia desde el primer momento de su nacimiento,  así que    hay que agradecer a D. Vicente Moga ,  su gran  colaboración así como a la  conserjería  de  cultura  de la  ciudad autónoma de Melilla.

Y bueno, para no hacer exhaustivo este  articulo sobre los primeros  latidos de esta ciudad de Alhucemas una joven que este año cumple  noventa años de vida y  es la Iglesia  la que nos trae  a estas paginas porque se ha restaurado este edificio  que ha sido la casa de todos los cristianos y que siempre ha tenido  sus puertas abiertas para  hacer su mas importante misión en la tierra y es la de ayudar a los demás  de las  formas que se  necesiten y  en  tantos años han dado  de si para poder llenar paginas y paginas  de actos   culturales y religiosos, y en todos estos años  la actitud de estos  misioneros franciscanos, así como las otras ordenes de religiosas  monjas de .la Caridad   que aún siguen allí ofreciendo  su ayuda,   como las  de las que ya no  siguen   en es ciudad  que las acogió también por los años   de 1927,  las esclavas de la Divina Infantita   dedicadas unas a  la  a atención hospitalaria y a la enseñanza y otras a la enseñanza , todos hemos   tenido esa   educación y esa herencia que nos dejaron a todos desde niños  Y  comento que     en aquellos años  era  difícil   construir  una iglesia en aquellas tierras.  .La abundancia de poblados   prematuramente, y sin medios de vida, reclamaban una asistencia religiosa para la nueva  población que vendría..

En Alhucemas, la primera piedra que  se colocó  fue el día  16 de julio de  de 1927 por los padres  franciscanos llegados de  Tánger, Nador y demás poblados.  Asistieron entusiasmados  en presencia del pueblo  y de las autoridades  rifeñas  y militares   de la zona Oriental, representando al alto comisario el Exmo . Sr. D. Alberto Castro Girona y a la  autoridad rifeña Abdel-Kader, y aunque la idea era buena  y la necesidad también, pronto se paralizan las obras por falta de medios  que en esos momentos eran difíciles de conseguir

.Dos años duraron los trabajos  con las interrupciones que la falta de recursos imponía. En esa etapa  de  20 de  diciembre de 1927 a mayo de 1928 la iglesia alcanzó seis metros de altura en el conjunto  debiéndose   a la rapidez  con que se levantaron los muros al entusiasmo del General Sanjurjo  a la actividad del general Dolla a la aportación de la junta vecinal a la cooperación del comandante Fuentes  al teniente de ingenieros  sr. Ozobra y a la generosidad de  D. Rafael Álvarez Claro..

La segunda etapa, primero se septiembre de 1929 al primero de   enero de 1930  fue una explosión de entusiasmos Las aportaciones de militares , instancias civiles y el pueblo hicieron posible esta obra magnifica D Vicente Blázquez cedió  repetidas veces , íntegros los ingresos obtenidos en funciones teatrales. Los dos casinos  el militar y  el de clases y el Español de paisanos abrieron suscripciones  y organizaron veladas . Las damas  y señoritas   del ropero de san Antonio  presididas por las  señoritas de Pozas y Seco, recaudaron fondos de amigos y familiares . La contrata del puerto, Sr. Arango por mediación de D. Mariano Díaz jefe de obras,  y el ingeniero D. Alfonso Caballero  de Rodas ,ofrecieron toda la piedra y bloques que fueran  necesario  añadiendo ambos un fuerte  donativo en metálico para las obras . D. Miguel  Gómez Díaz además de regalar los mármoles  del altar, anticipó haciendo una rebaja de todos los materiales de  construcción .Don Rómulo Sierra y D.  Jose Chozas regalaron ladrillos. El ingeniero D. Juan Larrucea puso a contribución de la obra toda la intelifencia, a fin de aprovechar  lo edificado y para que quedase  buena, bonita y barata.

Los obreros de todos los gremios  animados  con el ejemplo de tres hombres pobres pero muy honrados los albañiles Jose Florido, Pedro Bru, y Antonio Rondon, trabajaron varios días  dejando el salario a beneficio de la iglesia.  Los dueños de camionetas, entre los cuales merecen  que se los cite, a  los  señores Real, Estela, Rosas, Caparrós, Iñigo, Navazo e Imbroda hicieron varios portes  de materiales gratis

.La prensa local,  aquel “Diario Español de Alhucemas” , ascua de patriotismo, donde   el periodista  D. Ángel Martín González   conseguía  con    sus artículos  arrancarles el dinero  de los bolsillos.

El comercio,  el de los marroquíes y de los  hebreos, con sus    ayudas; la industria  con materiales , el rico  con  su riqueza y el pobre con su trabajo,  todos   absolutamente  todos, militares y paisanos se hicieron acreedores  del eterno  agradecimiento  de la Misión católica-franciscano-española de Villa Sanjurjo, y  agradece a  al iImo. Sr. Interventor  Civil de Villa Sanjurjo, D. Edmundo Seco, y el Obispo de Gallipoli, Fr.  Jose María Betanzos.

Y llegó el momento de la inauguración. Terminada la iglesia   el día primero de enero  de 1930, faltaban la casa  de los  religiosos y lo necesario para el  culto y nada se descuidó y se vio  completado   el 17 de mayo  de 1930  fecha señalada por  el Ilmo. Sr. obispo para la inauguración oficial.

Muchos esfuerzos y muchos donativos  para esta nueva  joya del nuevo urbanismo de esta ciudad, que cada día   se levantaba en  aquellas tierras secas y batidas por los  vientos de levante y de poniente, llenando las calles de  unas nubes y tierra y polvos que  se  subsanarían mas tarde  con  la inteligente  repoblación de pinos y  otras especies, lo que llamábamos  cariñosamente  ” Los pinos ”  o Las higueras  , zona de relajamiento,  que se  llenaban de gente   cuando se hacían excursiones en épocas en que la playa no era de uso, y  así, día a día,  aquella  población de casas y   barracones, de chapas , latas y maderas,  se  convertiría en una bella ciudad y que ha llegado hasta nuestros días   con el mismo aire,  un encanto mediterráneo y   arábigo andaluz,  que le da un estilo moderno,   sin embargo no pierde su primitivo espíritu   aunque muy cambiado.

La iglesia es de estilo  románico y mide una superficie de 258 metros cuadrados, La planta tiene  forma de cruz latina. La fachada que es lisa, remata con una torre almenada, apoyada en un gran arco sustentado por cuatro  columnas. Todo el frente da la impresión de un castillo. Esta junto al grupo escolar, separada  de la nueva plaza  de España por la calle general Dolla. Hoy en día  le llaman  el Parque  Chita, por haber estado allí  una jaula de monos de berbería

Hasta  aquí  he intentado resumir  los acontecimientos que dieron como resultado  esta iglesia  que ha estado en  el pueblo durante tantos años. Varios  terremotos , materiales   que han sufrido el paso del tiempo y desde luego la falta de cuidados por los escasos medios de que se disponían,  habían ido dejando el primitivo proyecto  en algo mas lejano, menos  nuestro,  se cambio el altar y se minimizaron los adornos y las capillas   así  como desaparecieron imágenes y objetos de adorno, pero  allí seguirá el espíritu que  con tanto cariño y  fe hicieron que esta obra prosperase. Para dar la mas cumplida  cuenta  histórica he  sacado del libro del Padre Miguel Quecedo, pasajes casi completos porque es su palabra  la mejor lección histórica y  en ella,  podemos estudiar  como era esa    Villa Quemado cuando  era solo un pequeño desierto y como en pocos años ha evolucionado y ha llegado hasta nuestros días con esa belleza que la distingue de las otras ciudades de Marruecos,  dándole la categoría de capital de provincia  y una referencia  en el turismo de Marruecos  donde  reina  como una  gran estación balnearia,   enriquecida por buenas carreteras y una gran oferta hotelera.

PACO LEON

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here