La Guerra del Rif y el Desastre de Annual, o cómo morir en África

0
118

El luto en el que se sumió España tras la debacle del ejército en Marruecos durante la Guerra del Rif ha desaparecido de la memoria del país, absorbido por el cataclismo de la Guerra Civil, la mayor tragedia nacional de nuestra historia. El recuerdo de la terrible campaña ha quedado reducido a un círculo de historiadores a, algunos militares y a aficionados a las guerras del siglo XX, a pesar de ser un acontecimiento clave de nuestra historia. El bochornoso y trágico escándalo del verano de 1921 entre las posiciones de Annual y Monte Arruit, que acabó con la muerte de cerca de 12.000 soldados mal dirigidos, peor pertrechados y abandonados a su suerte en una trampa mortal, explica mucho de lo que acontecería después y retrata una época crucial en la vida política de España, que sellaría su destino.

Para ello la Fundación Muta Madrileña presenta una charla-coloquio el miércoles 26 con el escritor Lorenzo Silva, que analizará la Guerra de Marruecos y el Desastre de Annual. Bajo el título de Viance, el soldado de leva español en la Guerra de Marruecos, recordará las condiciones en las que vivieron y lucharon los soldados españoles de leva en la Guerra de Marruecos de 1921-1926; entre ellos, su abuelo.

Condiciones infames

Un título muy elocuente en su encabezado, al nombrar a ‘Viance’, como soldado genérico, ya que no es sino el protagonista de la novela Imán, la primera obra deRamón J. Sender, que narró las infames condiciones de la soldadesca en Marruecos, basándose, en parte, en su propia experiencia, ya que allí fue donde realizó el servicio militar. Un guiño con el que Lorenzo Silva rinde homenaje a uno de los novelistas que mejor retrataron los avatares de España del siglo XX.

Para acompañar la conferencia no hay mejor noticia que la publicación, hace unas semanas, de Morir en África. La epopeya de los soldados españoles en el Desaste de Annual -Crítica (2014)- un detallado y elaborado ensayo de Luis Miguel Francisco dispuesto a arrojar luz sobre la cadena de acontecimientos desastrosos y el sufrimiento de los soldados españoles en el protectorado, que fueron determinantes para toda la historia posterior de España:

No en vano, basta echar un vistazo a los primeros capítulos de las prolíficas publicaciones de memorias y biografías sobe la Guerra Civil para darse cuenta: en todas ellas aparece casi invariablemente el fantasma del Protectorado de Marruecos en general y muy a menudo el capítulo de Annual en particular.

Es imposible entender el cisma que partió en dos al ejército español y cuyas consecuencias se mostrarían en toda su crudeza con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 que daría lugar a la Guerra Civil, sin comprender las implicaciones del Desastre de Annual. Las campañas de Marruecos y su escandalosa ineficiencia, corrupción y pésima gestión pusieron contra las cuerdas al rey Alfonso XIII, empujaron el golpe de Estado del general Primo de Rivera y la dictadura posterior antes de que se acabara con la rebelión de las harkas rifeñas con el Desembarco de Alhucemas (1926).

Pero las cartas ya estaban marcadas, el rey había sido vilipendiado por la opinión pública y rechazado por la clase política, el ejército quedaría marcado para siempre con una nueva generación de militares, los llamados Africanistas que acabaron rebelándose contra la Segunda República e iniciando la Guerra Civil. El Protectorado fue una de las piezas claves de un devenir histórico que se cerraría muchas décadas más tarde cuando se abandonó una colonia que sólo trajo desgracias.

La Guerra Civil y la Transición, acaparan ensayos, estudios y conferencias además de las memorias y biografías de sus protagonistas. En comparación, los títulos y charlas dedicados a la Guerra de África, y en concreto a las campañas del Rif contra Abd el Krim son escasos. Una muy buena oportunidad de recordar el drama de la fallida colonia, los últimos estertores de la perdida gloria imperial, que acabó como una vana ilusión y una pesadilla para los españoles que tuvieron que vivir y morir en África.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here