Así es la película marroquí que ridiculiza la reconquista de Perejil

0
156

La Junta de Andalucía subvencionó el proyecto con 250.000 euros.

Una de las imágenes de ‘La Isla de Perejil’.

Parodia a José María Aznar, Ana Palacio y Federico Trillo preparando la operación militar como si fuera un ‘desembarco de Normandía’. Vea el tráiler

El director Ahmed Boulane muestra en ‘La Isla’ su particular visión sobre la crisis diplomática que se produjo en julio de 2002 cuando unos soldados marroquíes instalaron un campamento en el islote de Perejil. La cinta, que ha tenido escaso recorrido comercial, es una sátira sobre la actuación del gobierno español en aquella crisis.

La película ‘La Isla’ se estrenó en 2016 pero su escaso recorrido comercial la ha mantenido en el anonimato para el gran público. Se trata de una producción marroquí que cuenta con alguna colaboración española y narra la historia de un soldado destinado a proteger el pequeño islote de Perejil.  

Su protagonista es el soldado Ibrahim, de cuarenta años, con cuatro hijos y un evidente bajo estado de forma físico.  Llega hasta la isla transportado por un traficante local de poca monta y con apenas equipo: un viejo rifle, una radio estropeada y un pollo.

En la historia real, los cuatro soldados marroquíes que desembarcaron en el islote se instalaron en dos tiendas de campaña. En la película, Ibrahim se refugia en un antiguo bunker destartalado. Allí subsiste como puede, pescando y buscando comida mientras vaga por la isla en calzoncillos. Hasta que un día es descubierto por una patrullera de la Guardia Civil.

“Manolo, ¿tu estás seguro de que eso es de España?”

El protagonista marroquí se da de bruces con una pareja de la Benemérita que pasaba por allí en una zodiac. Los agentes le comunican que debe abandonar el lugar, ya que se encuentra en territorio de soberanía español. “Pero Manolo, ¿tu estás seguro de que eso es de España?” le dice un agente al otro. “¡Perejil es más español que la tortilla!” le responde su compañero.

A partir de ese momento, la historia discurre de forma similar a como sucedieron los hechos, pero mostrados con una clara intención satírica. La cadena de mando militar es informada de la “invasión”, y el ministro Trillo le revela la información al presidente Aznar. El jefe de Gobierno es interpretado por un actor alemán que se le parece y a quien se le ha doblado la voz.

Paralelamente, Ana Palacio –ministra de Exteriores recién llegada al cargo- intenta convencer al presidente para que le permita solucionar la crisis por vía diplomática. Pero, como le dice el personaje de Trillo en la película, “usted haga su trabajo, que yo haré el mío”. Por el camino, se involucra también en la peripecia al mismísimo secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, que llega a decir en la cinta:

— “¿Me despiertan en plena noche por una roca del Mediterráneo?”.

F-18, submarinos, buques, fuerzas especiales…

La película recrea los momentos de tensión diplomática que se viven en La Moncloa y en el Ministerio de Defensa español, mostrando incluso cómo la cúpula de las Fuerzas Armadas posiciona sobre un mapa las unidades que participarán en el asalto a perejil: cazas F-18, un submarino, varios buques de la Armada y helicópteros con fuerzas especiales a bordo.

El soldado marroquí, que durante ese tiempo se ha hecho amigo de un subsahariano que acaba en Perejil arrastrado por el mar, se percata de que la isla va a ser invadida y pide refuerzos… que nunca llegan.

“Al alba, con viento duro de levante”

Decide, entonces, enfrentarse él mismo a los ‘invasores’ españoles, que llegan hasta el islote a bordo de un helicóptero. Ibrahim se rinde inmediatamente en cuanto es encañonado por los GOEs, en una escena cómica en la que el pollo que cuidaba el marroquí acaba ‘atacando’ a los estupefactos militares españoles.

Al final se recrea la famosa comparecencia del ministro de Defensa en el Congreso de los Diputados: “Al alba, con viento duro de levante… con fuerte levante, salieron cinco helicópteros que llegaron a la Isla de Perejil para que entregasen sus armas los militares marroquíes que la ocupaban”.

Subvencionada por la Junta de Andalucía

La obra, creada y dirigida por el director marroquí Ahmed Boulane, ganó varios premios el pasado año en festivales de cine españoles, como los ASECAN del Cine Andaluz. Sin embargo, apenas tuvo recorrido comercial en las salas españolas.

La Junta de Andalucía subvencionó la producción con 250.000 euros y la televisión autonómica Canal Sur tiene los derechos de la cinta para televisión. Fue grabada en árabe, francés, inglés y español.

Vea a continuación la película:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here