Habbnouni Chirine: En esta sociedad no se mira a la mujer como un cerebro, sino como un cuerpo

0
721

Entrevista exclusiva de AlhucemasPress con Habbnouni Chirine (Parte I) 

Parte I:

AP: ¿Quién es Habbnouni Chirine?

HC: Habbnouni Chirine nació en Alhucemas y estudió allí hasta secundaria. Seguí después mis estudios en Oujda, para estudiar derecho, aunque no era lo que más me gustaba, pero era la mejor solución que encontraba. Por tanto, estudié derecho, pero al cabo de dos años me cambié a periodismo, y, por supuesto, entré en el Instituto de Periodismo y Audiovisual.

AP: ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo audiovisual y asociativo?

HC: Desde que era niña siempre quería trabajar en ese ámbito del periodismo y el mundo audiovisual. Cada vez que hablábamos de nuestros sueños unos querían ser médicos, otros profesores, y yo quería ser periodista e integrarme en el mundo de los medios audiovisuales. Cogía vasos, mandos, bolígrafos y me dedicaba a imitar a los presentadores delante del espejo. En la Universidad decidí irme a derecho, pero no pude continuar porque comprendí que no era lo que me gustaba. Entonces decidí cambiarme al periodismo y al mundo audiovisual, y si me hablas del mundo asociativo y humanitario también me encanta. Desde que era pequeña me inclinaba a las dos cosas. Hice de presentadora en Alhucemas, como bien sabes. Esas dos cosas son mi vida. Una completa a la otra.

AP: ¿Cuál es el trabajo con el cual se siente más satisfecha?

HC: El trabajo del que me siento más orgullosa son las iniciativas humanitarias; desde que estuvé en Alhuecmas me dediqué a ello. Ahora estoy en una asociación humanitaria y cuando vamos a Ben Younesh (Cerca de Ceuta) y aportamos algo a los necesitados me siento feliz. Eso es lo que me pone más orgullosa.

AP: ¿Hay algún trabajo del que te arrepientas?

HC: Nunca me arrepiento de haber hecho algo, lo cual no quiere decir que no haya cometido errores. Pero no me arrepiento de nada; todo lo que hice me sirvió de algo.

AP: ¿Cómo ve el mundo audiovisual amazigh en Marruecos?

HC: El ámbito audiovisual en el Rif ha dado un pasito adelante, pero no es todavía lo que deseamos. No tenemos aún ni medios de comunicación ni periodistas competentes y cualificados; hay algunos, pero la mayoría se van fuera. Disponemos solo de una radio, y es llamativa la ausencia de mujeres en el ámbito periodístico.

AP: Formas parte de una asociación que apoya a los inmigrantes en Marruecos. Cuéntanos un poco esta experiencia.

HC: Mi experiencia en la asociación Manos Solidarias no ha surgido de la nada. Es el resultado de las muchas estaciones por las que pasé. Es una asociación profesional, formada por personas que aman lo que hacen. Comencé con ellos como voluntaria cuando estaba estudiando. Luego, cuando vine a Tetuán, me nombraron vicesecretaria general, y ahora trabajo con ellos en un proyecto sobre los inmigrantes, un proyecto financiado por CCME y la Unión Europea. Colaboro con gente con mucha experiencia y con un espíritu de voluntariado infinito.

AP: ¿Cómo ve la lucha de las mujeres en este país por la libertad y la igualdad?

HC: La libertad de la mujer es un tema muy amplio; la libertad de la mujer en general está limitada. No podemos hablar de libertad cuando sufrimos acoso, violencia y desigualdad de oportunidades. El hombre se beneficia de más oportunidades. En esta sociedad no se mira a la mujer como un cerebro, sino como un cuerpo. Es víctima todavía de violencia machista. Se han dado algunos pasitos adelante, pero nos falta muchísimo. En el Rif la mujer está muy concienciada sobre sus derechos, y sale a la calle junto con el hombre a defenderlos. Pero para llegar a ser libres, tenemos todavía un camino largo que recorrer.

AP: ¿Tienes algún futuro proyecto para llevar acabo en Alhucemas?

HC: Como cualquier chica que haya nacido en el Rif, y crecido allí, mi futuro proyecto es volver y crear un centro a favor de los pobres y abandonados, para que puedan tener casa y recibir afecto humano y protección. Es un desafío, pero intentare conseguirlo, con otros colaboradores, claro. Será una especie de centro de acogida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here