La ira se extiende en el Rif

0
89
  • La población del norte de Marruecos vive en tensión desde hace meses pese a la condena a prisión de siete implicados en la trágica muerte de un joven en Alhucemas
ADOLFO S. RUIZ, Sevilla (lavanguardia.com)

Imagen de una protesta por la muerte de Fikri

El carácter levantisco de los rifeños, que tan bien conocen los libros de la historia militar española, va camino de explotar una vez más. La condena a leves penas de prisión a siete implicados en la trágica muerte del joven Mohcine Fikri, hace seis meses en Alhucemas, no ha calmado los ánimos de una población que lleva tiempo protagonizando protestas e incidentes, en ocasiones de una gran violencia, que se han saldado con destrozos generalizados y varias decenas de heridos.

Y es que los rifeños se consideran unos parias entre los marroquíes. Despreciados por Hasan II, los intentos de Mohamed VI por acercarse a esta población del norte de África, mediante promesas e inversiones, no han calado. La trágica muerte de Fikri, triturado por el mecanismo de un camión de recogida de basura cuando intentaba recuperar el pescado que la policía le había confiscado, ha encendido una mecha que de momento se ha llevado por delante al gobernador de la zona, pero que aún no se ha apagado y cada vez está más cerca de hacer explotar el barril de gasolina.

La muerte de Fikri, triturado por un camión de la basura cuando intentaba recuperar el pescado confiscado por la policía, ha encendido una mecha que se ha llevado por delante al gobernador

Tras la muerte de Fikri, grupos de jóvenes rifeños se enfrentan periódicamente a las fuerzas de seguridad marroquíes. Los incidentes más duros hasta ahora se produjeron a finales de febrero, cuando asaltaron un cuartel de policía, al que prendieron fuego, así como a varios vehículos policiales y a un camión de Protección Civil. Acusados de estar manipulados por intereses espurios, los jóvenes rifeños se han organizado en torno al Movimiento Hirak Chaabi, el cual, afirman, es espontáneo e independiente de toda obediencia política.

Entre los condenados por el caso Fikri figuran el conductor del camión que puso en marcha el mecanismo asesino, dos policías presentes en el momento y cuatro funcionarios, acusados de dar una versión manipulada de lo sucedido. Pero los rifeños lamentan que la justicia haya dejado sin castigo a las principales autoridades del puerto y a los responsables de pesca, que llevaban meses acosando a Fikri, un joven de 25 años que comerciaba con el pescado para ayudar a su familia numerosa a salir adelante.

Los rifeños lamentan que la justicia haya dejado sin castigo a las autoridades del puerto y a los responsables de pesca, que llevaban meses acosando a Fikri

Las reivindicaciones no satisfechas de los rifeños se remontan a la época de la dominación colonial francesa y española, a la que combatieron con gran violencia. Aseguran que la enorme incidencia que el cáncer tiene en la región se debe a que sus antepasados fueron atacados con armas químicas, lo que todavía repercute en la población actual. Llevan años reivindicando, sin éxito, la construcción de un hospital oncológico en la región, aún inexistente pese a las reiteradas promesas oficiales.

El padre del actual rey no ocultó nunca su desprecio hacia los habitantes de la zona. Nada más lograr la independencia, en 1958, el entonces príncipe heredero ordenó a las Fuerzas Reales que sofocaran a cualquier precio el levantamiento de los rifeños, a los que tildaba de “apaches”.

Los rifeños se consideran unos parias entre los marroquíes

El Movimiento 20-F, protagonizado por los marroquíes que exigían una mayor democratización, se extendió por todo Marruecos sin incidentes, salvo precisamente en Alhucemas. En la madrugada de ese 20 de febrero del 2011 cinco jóvenes de la localidad morían abrasados en el incendio de una entidad bancaria, un suceso que se mantiene aún en secreto. Las familias de las víctimas aseguran que no han podido acceder a los resultados de las autopsias de los cuerpos y que las conclusiones de la investigación están llenas de contradicciones.

Aunque Mohamed VI ha visitado en varias ocasiones esa parte del país, donde su padre jamás puso los pies, la inquina contra las autoridades y las instituciones del Estado permanece intacta. Los medios oficiales acusan a grupos separatistas de estar detrás de los incidentes. “Nos acusan de separatistas para demonizarnos –responden los militantes de Hirak–, pero no lo somos. Únicamente queremos que los avances y las inversiones que se llevan a cabo en otros lugares de Marruecos lleguen también a esta zona olvidada del país”.

Aunque Mohamed VI ha visitado en varias ocasiones esa parte del país, donde su padre jamás puso los pies, la inquina contra las autoridades permanece intacta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here